Una jartá de pamplinas...

Si us plau...

domingo, junio 10, 2007

Vuelta a las andadas...

Hacía tiempo que no salía por ahí de juerga. Todo lo más, quedar en casa para ver pelis o jugar a videojuegos. Y conste que ésta ha sido tranquilita...

Empezamos con la peli de rigor, Oceans' 13. Se puede ver, a mí me pareció divertida. Sale Al Pacino, se le ve mayor ya. Y los protas muy arregladitos y aseados. Vamos, que da gusto ver la peli. No como otras, que salen todos greñudos y llenos de mugre. El concepto principal es eso, que se nota que se han duchado antes.

Luego salimos del cine y estuvimos buscando un sitio para comer algo. Nos metimos en un sitio muy colorido donde ponían, entre otras cosas, "Salchichas especiales". Para que no quede duda, en la carta explicaba muy bien qué es cada salchicha. Así, por ejemplo, la salchicha Cervela es "Gorda y roja" y la Bratwurst es "gorda y blanca". Una vez ilustrados, pedimos hamburguesas.

Después de comer, nos metimos por Malasaña, tó cheno polis, a tomar la cervecita de rigor. Nos pusimos en la terracita, pues hacía buena noche... y se puso a llover. Total, toda la clientela bajo el toldo. Y entonces vino el momento freak de la noche. Se nos acercó un tipo, a la sazón matemático colombiano, y se puso a hacernos un test de matemáticas avanzadas con preguntas tales como "¿Qué hora es?", "Cuántos ceros hay en un millón?", "¿Cuánto es 12 por 1.5?", etc. Incluso le llegó a preguntar a Elenowsky que cuál era el color de un Porsche que más le gustaba. Cuando fallábamos alguna pregunta, el tipo levantaba el dedo índice y decía "¡Respuesta invalidada!". Éstos le incitaron al tipo a preguntarme cosas a mí, ante lo cual me miró, puso cara de verme cara de tonto, se sonrió y pasó. Lástima, yo le hubiera respondido a todo que "42"...

Luego nos metimos en un local malasañoide, muy bonito y pop, donde de las lámparas colgaban muñequitos de Lego, porque a los Clicks de Famóbil no les cabían los cables en las manos. Allí estuvimos bailando un rato, y saqué un par de fotos, como ésta del Sr. Truhán, que mira que está guapo desde que se ha quitado las gafas. Pero guapo, guapo.


Durante el ratillo en el local inventamos bailes extraños y exóticos, como la Jota Punk y la Technosardana. La música estuvo chula y estuvimos casi hasta que nos cerraron y nos tuvimos que ir.

En definitiva, que hoy ha sido una de esas juergas que se hacen poquito a poco y salen bien. Os recomiendo a todas y a todos esta juerga, no os defraudará. ¡Id a juergarla ahora mismo en vuestro juergonomato local!

Besitos...

4 Comentarios:

  • El 6/10/2007 11:28 a. m., se hizo el silencio, y Anonymous Lolo profirió…

    No puedo, ya no tengo amigos juerguistas. Todos apalancaos, casaos, con niños... etc :-/ Voy a tener que subir a Madrid para que me des una vuelta por ahí ;-)

     
  • El 6/10/2007 1:13 p. m., se hizo el silencio, y Blogger Mercedes profirió…

    Lo mismo digo, por aquí está la cosa fatal, a no ser que venga Elenowsky, todo se reduce a la vueltecita con los carritos y las tapitas. ¡Horror!

    Lo del fumao ese del test me recuerda a un loco que andaba, años ha, por la Plaza del Pan, fíjate, en los tiempos que hacíamos allí botellona. Mi hermano y su panda de jebis era el que se lo encontraba, aunque yo también lo he visto algunas veces cuando nos agregábamos al grupo.

    El tío era un majara que salía solo, con treinta años largos, gordito, gafas, pinta de pardillo. Lo único que sabíamos de él era que ejercía de abogado - una noche enseñó fugazmente el carné del colegio - no daba más datos sobre sí mismo, ni siquiera su nombre.

    Llevaba siempre encima una baraja del Tarot, y cuando hablaba por primera vez con alguien, le sacaba un par de cartas, digo yo que para formarse una idea de su personalidad o algo así. ¡Vaya pirao! Se entretenía haciendo a la gente preguntas del tipo "¿qué gracia le ves a salir por la noche?" "¿qué aliciente tiene salir para beber?" "¿crees que esta es una buena forma de relacionarse?", en plan investigador antropológico-social.

    Una noche uno del grupo de jebis le mandó a la mierda y dejó de molestar. Se había hartado porque la actitud del tipo era cuestionar y juzgar la forma de divertirse de los demás, llegando a ser bastante impertinente. No quería hacer amigos, trataba a la gente como individuos objeto de la investigación que tenía sentido en su cabeza. Un tío raro de verdad.

    Lo seguimos viendo por allí, pululando de grupo en grupo, una temporada. Tiempo después, la época de las botellonas en la Plaza del Pan pasó a la historia y le perdimos la pista.

     
  • El 6/11/2007 12:45 p. m., se hizo el silencio, y Anonymous Pon mucho cuidado al tipo de pregunta que te voy a hacer... profirió…

    Cuáles son los requisitos económicos que necesitas para enamorarte de un hombre, como por ejemplo una casa en la moraleja. Un dos tres, responda esta vez: un chalet en la moraleja, un porche rosa...
    Respuesta invalidada!!!

    Qué pirao de la vida por Dios, ahora, la culpa es del Ricardo por darle carrete, que le gusta más un friki que la mar. Qué pesao!!! No soporto a los pesaos!!!

    Besos

     
  • El 6/11/2007 3:45 p. m., se hizo el silencio, y Blogger Mercedes profirió…

    ¡Juas juas! Me lo imagino, Ricardo convierte a Terminator en monologista del club de Flo, de cómo los anima. :-P

     

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Inicio