Una jartá de pamplinas...

Si us plau...

martes, enero 31, 2006

Las cosas que tienen los idiomas...

Pues nada, por aquí sigo... No me he aburrido de esto todavía, es buen síntoma :)

Es que la vida es curiosa... Hoy estaba... bueno... digamos que estaba, cuando se me ocurrió ponerme a leer la etiqueta de los pantalones, o sea, ésta que pone cómo hay que lavarlos y eso. Y resulta que me puse a leerla en griego.

El griego, para los no iniciados en la materia, es un idioma. O sea, como el español, pero más distinto, claro está. Y además se escribe en raro. La sensación viene a ser algo más o menos así:

To be or not to be, that is the question...

¿A que da mal rollo? Pues hay gente que habla así. Y hasta se entienden, eh... Bueno, que me desvío. Pues me puse a leer lo de la etiqueta, que ya digo que estaba en griego, y me sonó una palabra así que con letras se escribiría como "termocracia"

Toma ya... Te cagas...

Vale, pues un poco de semántica... (¿Era semántica, no?) Veamos... Termos, temperatura. Cracia, gobierno. O sea, un régimen en el que gobiernan los más calientes... La hostia. Uno piensa en este momento en Bill Clinton o en Cicciolina, o más antiguos, en Genghis Khan o Papá Pitufo (que él solito se puso a engendrar pitufos y ya conocemos el resto de la historia)

Hombre, por un lado estaría bien. En vez de ir por ahí buscando petróleos y cosas de esas, pues oye, esto sería como más cariñoso... ¿no? Si todo se solucionase echando un casquete, todo sería más pacífico y más bonito :)

Veamos las ventajas...

Por un lado, por fin se conseguiría la paridad entre hombres y mujeres en los altos cargos públicos. Por narices. O eso, o por fin los homosexuales tendrían una masa crítica tal en los gobiernos, que quedarían atrás por fin años de oprobio y discriminación. O mitad y mitad. O sea, que por aquí, mola...

Luego, pues lo que nos ahorramos en guerras. Hala, un par de preservativos, un poquillo de vaselina, unos cuantos juguetitos y tenemos a los presidentes entretenidos un rato, "negociando". Y a lo mejor hasta se hacen amigos y todo. Vale que quizá no podrían poner por la tele a cualquier hora imágenes de los "arduos debates" entre los dirigentes internacionales. Y las grandes cumbres... bueno... ejem...

Siendo realista, quizá esto atraería a mucha gente a la política. Gente quizá poco interesada realmente por el bienestar de la sociedad, y por el desarrollo y el progreso de sus naciones. O sea, como ahora. Pero bueno, por lo menos no sería por la pasta... ¿Os imagináis? "Oye, tiu, ¿y cómo es que te metiste en políticas, pues?" "Ah, pues pa follar, que no me como un torrao"...

Todo esto, claro está, tiene también sus inconvenientes... Joder, el hombre más poderoso del mundo mundial es el Bush, el uvedoble ese, ¿no? O sea, que si esto fuera una termocracia... ¿Sería también el más ardoroso? Dios. No quiero imaginar la prole de bushitos que se nos avecina...

En cualquier caso, si todo se solucionase echando un casquete... anda que no iba a ser fácil salir de marcha a pillar, ¿eh?

Nada, que me mola lo de la termocracia...

Besitos

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Inicio