Una jartá de pamplinas...

Si us plau...

miércoles, junio 13, 2007

Recuerdos...

Ella respiraba suavemente a su lado. Era el único sonido que rompía el silencio -por lo demás absoluto- de la habitación en penumbra. La miró con ternura, y por un momento su voluntad flaqueó.

El muchacho cerró los ojos y suspiró hondamente. Durante dos largos minutos, en cuclillas sobre el colchón, las manos cubriendo su cara, miles de recuerdos fluyeron por su mente. Momentos eternos de los años vividos junto a esta mujer. Momentos felices, momentos tristes, momentos en colores y en blanco y negro.

Levantó la cabeza de sus manos, los ojos brillando con el brillo vidrioso de las lágrimas. Miró de nuevo a la mujer que dormía plácidamente junto a él. Observó sus facciones suaves, su pelo largo y negro que reposaba sobre su cabeza, cubriendo los hombros. Era hermosa, y el muchacho se estremeció al darse cuenta de que, otra vez, la contemplaba por primera vez. Luego se levantó lentamente, intentando no despertarla, y se vistió en silencio. Abrió la puerta, y abandonó a la ahora desconocida compañera de tantos años.

Salió a la escalera, y luego al recibidor, y luego a la calle, y entró en el metro, y a la estación de trenes, y luego a otro país, y luego a la guerra. Siempre es mejor no recordar a quién dejas atrás, si has de morir.

Y ahora que siga alguien. O si no, designaré a alguien para pasarle el marrón. A ver si sale una historia chula.

Besitos...

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Inicio