Una jartá de pamplinas...

Si us plau...

miércoles, febrero 22, 2006

Cosas del amor...

Llevamos ya casi dos meses hechos del año, y no salgo de mi asombro... ¡Estoy conociendo chicas! ¡Y les caigo bien! ¡Anda la hostia! (Exageraaaaao)

La verdad es que no me suele pasar mucho, y a lo mejor tiene que ver que últimamente estoy más aplicado. Y más animado. Se me nota. Supongo que lo peor de todo es que yo ahora mismo no quiero ligar, no me apetece. Lo cual no quita que me alegre un montón. Anda que no mola tener un mogollón de amigas... Y luego, de estas cosas nunca se sabe... :)

Es curioso lo ligada que está esa cosa que llaman autoestima, a la capacidad de gustarle a alguien. De hecho está ligada de la peor manera posible. Me explico:

Supongamos que partes de una autoestima baja. Pues bien, así no te quieren ni en tu casa. Aunque vivas solo. Entonces pues te puedes ir hundiendo poco a poco, si no tienes un poco de cuidadín. Nada, que acabas fatal.

Por el contrario, si tienes una autoestima alta, el trato con la gente mejora. No sólo con el otro sexo, sino en general. Y en particular, con el otro sexo. Y si ya te dan amor, pues más que se refuerza.

Imaginemos por un momento que fuera al revés, o sea, que cuando estás mal la gente te tratase mejor y tú te animaras. Y que cuando uno estuviese demasiado bien (o sea, ya rozando el narcisismo) te bajasen un poco los humos. Pues no sé... A lo mejor funcionaría mejor la sociedad y eso, ¿no?

¿Y por qué no funciona así, me pregunto? Pues no sé, no lo he pensado nunca. Pero se me ocurren algunos motivos:

Uno, que a todo el mundo nos gusta el bicho más espléndido de la manada. Tiene su sentido, ¿no? Al final todo esto trata, o empezó tratando, de procrear. O por lo menos, de pasarlo bien. Por supervivencia, supongo que no es precisamente el ejemplar más vivaz de la tribu ése que está al borde del barranco con los brazos en cruz, diciendo: "Uno, dos..."

Luego, pues que cualquiera tiene sus problemas. Que levanten la mano los que quieran más. Pues nada, pasando tristes. Que esto se trata de pasarlo bien.

Por último, que si todo fuese tan bonito y cariñoso, y todo rezumara amor, y cuando uno estuviera mal todo el mundo viniera a consolarlo, supongo que seríamos peluditos, de colores chillones y tendríamos pantallas en la barriga.

A ver, que no se me malinterprete, no estoy diciendo que no haya que ayudar a la gente, ni que no haya gente que ayude a la gente, ni siquiera que no haya gente que no ayude a la gente, de forma desinteresada. Ni tampoco estoy defendiendo ningún tipo de neodarwinismo social, eh. Realmente hay muchas buenas personas por ahí, y no nos damos cuenta. Sólo estoy planteando un punto de que a cualquier humano le gusta estar con gente con la que se lo pase bien y se olvide de que le han subido la hipoteca, ¿no?

Entonces es muy fácil, creámonos que somos el mejor bicho en la tierra desde Humphrey Bogart (que es mucho Bogart) Facilísimo, ¿no? En teoría sí, hasta que llega uno y te dice "Mira que eres pardillo", y hala, a tomar viento la autoestima. Porque la autoestima, a pesar de ser auto-, viene de fuera, como dice mi buena amiga la Novia Cadáver. En parte. Si te dejas. El concepto de uno mismo, sobre todo si es malo, no depende de uno mismo. Depende de lo que creemos que son las expectativas (sobre todo de las que no podemos cumplir) de los demás acerca nosotros mismos.

Conclusión, pasemos de lo que piense la gente...

Así que ya podéis empezar a decir que menuda gilipollez de post que acabo de poner, porque sabéis lo que pienso de vuestras opiniones... Graciaaaaas :)

Y por fin llegamos a la parte del amor...

Besitos

3 Comentarios:

  • El 2/22/2006 10:39 p. m., se hizo el silencio, y Anonymous corpsebride profirió…

    Hummmm,... eso de la autoestima es un fraude!!! ya lo hablábamos el otro día. NO EXISTE. Debería llamarse "OTROSTIMA" porque el ego te lo suben o bajan los otros, ellos, los que te importan, y los que no también, aunque digamos que no. Si no, prueba a decirle a alguien que tenga un día cojonudo "jó, tío, qué mala cara tienes, tas demacrao, ¿te pasa algo?, no sé, te noto poco favorecido. Estás horriiibleeee. Aaaaag, que asco."
    E ipso facto, al tipo o tipa en cuestión, se le baja el día pletórico allá donde están las catacumbas....
    Bueno, otra cosa es que me digan eso a mí, que en mi putrefacto caso, que me digan q tengo aspecto descompuesto, es un halago...
    Juas juas.
    Un beso Mario. Du bist nett. Du bist stattlich. (otrostima pa tí, en alemán).

     
  • El 3/01/2006 10:54 p. m., se hizo el silencio, y Anonymous Anónimo profirió…

    Discrepo.Me parece que la autoestima si existe, lo se. Es la auto-estima, es estimarse a uno mismo, es la autosuficiencia, es la autonomía de ser YO, es, partiendo del conocimiento de la vida, de la sociedad, de mi mismo, de donde vengo, de adonde voy, de cuales son mis principios y mis intereses, no ser una marioneta movida por cualquier agente externo, de ser lo que se es por encima de lo que piensen de ti.

     
  • El 3/02/2006 10:05 p. m., se hizo el silencio, y Blogger El Mario profirió…

    Antes que nada, decir que yo no soy psicólogo ni nada que se le parezca. Intento hablar un poco desde lo que me da a entender mi sentido común y mi visión del mundo.

    Veamos, buen punto el de ser uno mismo, ser fiel a tu esencia a pesar de lo que puedan pensar los demás. De hecho, no digo otra cosa.

    Los humanos realmente no somos de goma, y salvo excepciones, la mayoría somos sensibles al entorno. No a lo que piense todo el mundo, pero sí a lo que pueda pensar un grupo más o menos reducido de gente. Amigos, familiares, colegas de trabajo, superiores, etc. En algunos casos estas personas pueden afectarnos más, menos o nada en absoluto. Pero dudo mucho que haya nadie a quien no le afecte nadie. Una crítica de un buen amigo, la indiferencia de una persona que te guste, hará que te sientas bastante hundido, por lo general, durante varios días.

    Por eso decía que realmente, lo que consideramos "autoestima" es un poco intentar responder a expectativas propias más o menos realistas. Cualquiera puede ver cómo su visión de sí mismo decae, cuando nos enfrentamos a empresas imposibles o inabarcables. A algunos les afecta más, a otros les afecta menos, de nuevo. Y de nuevo, es la importancia del reto, para nosotros, lo que puede ocasionar una frustración.

    Sin embargo, al final, esa "autoestima" se puede ir degradando. Al final, el hecho es que vivimos en un mundo real, y nuestras apreciaciones de lo que nos rodea siempre están teñidas de subjetividad. Siempre, al fin y al cabo, necesitamos un mínimo de aprobación. Casi todos y todas consultamos alguna vez con otra persona, pedimos opiniones, buscamos consejo. Y realmente, casi todo el mundo busca una cierta aprobación, llámese amistad, cariño, amor, aprecio, o quizá de otras formas, como pueden ser un salario, reconocimiento profesional, méritos, fama... Al final, todo esto procede de los demás, y son, en una buena parte, las cosas que nos hacen sentir bien. Cierto es que hay otras muchas cosas que hacemos simplemente porque nos gusta hacerlas, y que nos hacen sentir bien por sí mismas, pero nuestra faceta de animal social está ahí. No se puede negar.

    Entonces, ¿hay una autoestima? Supongo que siempre hay una sensación de paz interior, de estar a gusto con uno mismo, siendo como uno es. Es cierto que hay que buscar eso, y tampoco se trata de buscar cansinamente la aprobación y la aceptación de todos los que conviven con nosotros. Al final, eso es una de esas metas imposibles que acaban en frustración. Pero realmente hay una parte de "otroestima", bastante importante, que no se puede obviar y que es muy crítica a la hora de que nos sintamos bien como personas y con nosotros mismos.

    Al final, en el equilibrio está la virtud...

    O al menos eso creo yo, en este momento de mi vida... Puede que me equivoque :)

    Un saludo :)

     

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Inicio