Una jartá de pamplinas...

Si us plau...

sábado, mayo 13, 2006

Un post de sexo...

Es curioso.

Supongo que alguna vez lo hemos pensado todos, ¿y si fuera gay? (Me pregunto si los que son gays de toda la vida se preguntan alguna vez si realmente son heteros...)

Es que esto del sexo es curioso. Sobre todo por los aspectos sociales que conlleva. Quiero decir, es cierto que a lo largo de la historia ha habido sociedades que han reprimido (brutalmente) todo lo que se saliese de la "normalidad"... incluso el sexo fuera del matrimonio. Hay algunas sociedades que toleran el incesto, en otras la homosexualidad estaba (está) a la orden del día, y por supuesto hay ejemplos de poligamia y poliandria. Y de igual modo, hay sitios donde el sexo oral está vetado. Asímismo, en el occidente hay diversos comportamientos (que algunos tachan de parafílicos, pero a mí no me gusta el palabro ese con todo lo que conlleva) que en mayor o menos medida están presentes en relaciones consideradas "normales", como ciertos juegos de dominación/sumisión, fetichismos diversos, etc. (Ojo, me refiero siempre a cosas en las que no se haga daño a nadie, y siempre y cuando haya acuerdo mutuo entre personas adultas, eh)

Al final es una cuestión de etiquetas. A uno le gusta que le soplen detrás de la oreja, y va y le cuelga la sociedad un cartelito. Y lo etiquetan como raro. Pero lo cierto es que hay un montón de personas a las que les gusta que les soplen detrás de la orejita. Y simplemente es así.

No tengo ni idea de por qué se originan estos comportamientos. Es más, me parece un tanto perverso el pensar que uno se comporta así por las malas experiencias que tuvo en la infancia, o por un desengaño, o por lo que sea. En cierto modo, envilece preferencias que por otro lado podrían ser totalmente legítimas, además de pertenecer estrictamente al ámbito privado de cada uno. Es como compadecer a los que son así, como comprenderles con lástima, puesto que son producto de una infancia desgraciada o una educación descuidada.

Sin embargo, está claro que a cada uno le gusta lo que le gusta. No sé si será por la educación recibida, pero no lo creo. Hay gente que se sabe homosexual desde que tiene conciencia de su sexualidad, y no tiene nada que ver con sus familias. Sí es cierto que una sociedad represiva puede relegar al armario a todo aquél que se salga del "canon de perfección oficial". Pero esto es como las lentejas. Entre hermanos, por ejemplo, uno puede haber estado comiéndolas toda la vida y aborrecerlas, y otro puede considerarlas el más exquisito manjar. Y no tengo yo muy claro que sea por educación...

Afortunadamente vivimos en una sociedad que poco a poco (y a pesar de algunos) es más tolerante y abierta día a día. Qué lástima que no me gusten los tíos para poder aprovecharla más... :)

Besitos

3 Comentarios:

  • El 5/15/2006 8:35 p. m., se hizo el silencio, y Blogger el espíritu profirió…

    No podría estar más de acuerdo contigo. Ya no me asusta nada. Hago lo que me gusta y probablemente será diferente hoy que mañana (o no). Yo soy un ser sexual más que hetero u homo. Nunca se sabe, ¿no?
    En nuestras sociedades todo lo que se sale de lo normal se le cuelga la etiqueta de enfermedad. Supongo que serán los vestigios de nuestra sociedad judeocristiana y su culpabilidad.
    Por eso mola esto de los blog, puedes reclutar a enfermos de tu misma condición.

     
  • El 5/16/2006 11:16 a. m., se hizo el silencio, y Anonymous corpsebride profirió…

    Bueno, yo no puedo opinar demasiado, ya que estoy muerta, y puesto que mi cuerpo se pudrió hace mucho, y mis fluídos dieron lugar a preciosas rosas en el humus del cementerio, sí puedo soñar en cómo sería mi sexualidad, de estar viva, claro...
    Pues supongo, que seguiría siendo hetero, mujer y femenina, pero bueno, no estaría mal reencarnarme en un tío para tener orgasmos simples, de vez en cuando, rápidos y mecánicos...sería cómodo e interesante...
    Pero bueno, prefiero recordar lo que viví, sexo oral, sexo escrito, y sexo soñado, bebido, adorado, metabolizado,... supongo que en vida viví todas las formas de sexo, ¿o no?
    A veces confundo mi vida con un sueño... que putada.
    Un beso Mario. Eres la inspiración y llenas mi muerte.

     
  • El 5/24/2006 10:54 p. m., se hizo el silencio, y Blogger El Mario profirió…

    Realmente, si lo piensas, casi todo vale. Ya te digo, mientras sea entre personas adultas conscientes y responsables y sin hacer daño a nadie...

    Lo que me sigo preguntando es si nuestra dieta sexual viene dada por educación o cultura, o si es algo que tenemos de algún modo programado a fuego. Yo tiendo a pensar que puede haber un porcentaje de cada factor, pero el peso de la cultura no es completamente determinante.

    Y sobre todo, realmente no somos tan homogéneos como aparentamos...

    Saludetes

     

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Inicio